Documental

 

Fecha: 13 de noviembre

Proyección del documental

 

El futuro de la comida

 

 

La industria de la guerra empezó con los excedentes a fabricar fertilizantes. Los gases nerviosos utilizados en la Segunda Guerra Mundial se adaptaron a la agricultura, y el producto estrella fue el DDT, por el cual le dieron el premio Nobel a su creador, mientras que en la actualidad está prohibido por ser altamente tóxico, dañino y acumulativo, ya que se transmite por generaciones.

Con los monocultivos (agricultura intensiva) se generó dos aspectos: de un lado, comenzó la dependencia de los productos de síntesis aplicados a la agricultura, y de otro, empezaron a declinar variedades verdes, se estima que el 97% de las variedades vegetales existentes a comienzos del siglo XX ya no existen.

En 1970 una multinacional, Monsanto, creó la modificación genética (los transgénicos), con su producto estrella, el Round up y desarrolló la revolución genética.

Una de las claves es el control de las semillas, las plantas transgénicas generan unas semillas “terminator”, que se destruyen a si mismas, hasta ese momento los agricultores controlaban gran parte de sus semillas, mientras todas las plantas han desarrollado mecanismos para mantener su ADN y evitar ADN foráneo. Con el uso de los transgénicos han empezado a darse algunos hechos:

  • Ha comenzado a producirse tecnología de invasión celular, especialmente con bacterias y virus aplicados a vegetales, con lo que se produce una situación de descontrol vegetal, no se sabe como va a evolucionar.
  • Al extenderse las semillas transgénicas a otros campos, Monsanto ha empezado a denunciar judicialmente a agricultores por cultivar sin licencia, y a la vez ha empezado a desarrollarse una dependencia total entre los agricultores y el aprovisionamiento de semillas y de herbicidas.
  • La lucha por el etiquetado. Actualmente no es obligatorio poner en los ingredientes los transgénicos, a pesar de que gran parte de la opinión pública lo demanda, el motivo es evitar el rastreado de los efectos alérgicos de los OMG (organismos modificados genéticamente).

Los OMG eliminan la biodiversidad, favorecen la concentración de semillas en pocas manos, crea dependencia del agricultor, contienen una alta cantidad de herbicidas que serán consumidos por los animales y humanos, favorecen el interés privado al público, priman las ganancias de unos pocos en contra de la mayoría y atentan contra la salud como ya se ha verificado en diversos estudios.

Resulta importante un posicionamiento de los consumidores acerca de los transgénicos. “Las decisiones que tomamos en el súper determina el futuro de la producción”.

¿¿Y TU QUE DECIDES??