Conferencia

 

Fecha: 6 de junio

Ponente: Josep Mª Villagrasa

             Naturópata y autodidacta

 

La memoria de los alimentos

 

CONTENIDO

 

 

Antiguamente existía comida de supervivencia (para compensar el desgaste: clima y actividades).

 

En la actualidad solo un 20% de lo que comemos es comida para sobrevivir, el 80% restante supone un esfuerzo adicional del organismo para eliminarlo, de tal forma, que en Occidente nos pasamos la vida catabolizando (eliminando).

 

Por tanto, nuestro gran problema alimentario actual es el exceso.

 

Comemos en demasía porque:

  • A) Estamos en una sociedad a la que le sobran demasiadas cosas, entre ellas, la comida. Envejecemos a partir de toneladas de alimentos que comemos. La salud y la longevidad son inversamente proporcional a la cantidad de comida que ingerimos.
  • B) Vivimos generalmente la vida externa (el consumo) y no la vida interna (el contacto y mejora interna).
  • C) El ser humano tiende a escapar de lo que le produce tensión y por ello compensamos con la comida, y es el intelecto el que conduce a la compensación. Ej: Tomo un cortado para salir de un espacio- entorno.

 

Existen tres tipos de MEMORIAS:

  • 1) Inmediata: la necesidad de compensar, que crea la adicción. Tenemos dificultad para ponernos en paz con lo que nos viene, con lo que sucede. Ej: Si estás colérico negativo.... no vayas a la nevera, mejor enfréntalo.
  • 2) Mediata: las compras compulsivas, comprar por haber oferta o congelar por si vienen malos tiempos. La tarjeta de plástico evita el sentirnos culpables al comprar.
  • 3) Ancestral: lo recibido por los antepasados, ejemplo: no tirar comida (y encima ahora como acumulamos y tenemos la referencia de no tirar, entonces comemos más).

 

La salud, en gran medida, depende de la cantidad y calidad de la comida que ingerimos. Gran parte de nuestra alimentación no tiene que ver con necesidades reales, sino con lo aprendido (MEMORIA), y la tensión y la ansiedad nos hace comer. Ej.: desayuno por hábito o costumbre. Los pensamientos son nuestros grandes depredadores y detrás de éstos está nuestra conciencia. Conectamos más con ella en el espacio entre pensamientos (ej.: al dormir). La conciencia es capaz de recorrer y depurar la memoria.

 

Todo alimento tiene además de calor (calorías), información y luz, no es lo mismo la luz de un congelado o transgénico que la de un producto fresco.

 

La comida está siempre detrás del conflicto, mejor enfrentar el conflicto sin comer y crear paz interna.

 

No podemos cambiar el mundo si no cambiamos nosotros.

 

Mejor recuperar la memoria tradicional que nos dice que comamos lo que necesitamos.